Fundada en 2000
Central de servicios para profesionales de la salud
 BURÓ/médicos.com

 

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Documentación
Médico-Científica
Bases de datos
Bibliotecas virtuales
Buscadores médicos
Divulgación
Glosarios médicos
Imágenes médicas
M. Basada Evidencia

Publicaciones Médicas
Revistas científicas

Centros/organismos
Centros y Hospitales
Colegios Profesionales
Laboratorios Farmac.
Sociedades Científicas
Otros Organismos
Universidades

Compras
La tienda del médico
Editoriales médicas
Entid. financieras
Equipamiento Médico
Despachos-Consultas
Inmobiliaria
Legislación médica
Parafarmacia virtual
Revelado de fotos
Salud y belleza
Seguros para médicos
Serv. informáticos

Software médico

Formación
Biomedicina y salud
Cursos MIR
Master's
Congresos
Foros de Debate
Libros

Ocio
Canales de ocio
Cine
Deportes
Juegos en red
Museos
Viajes, rutas...

Noticias
Opinión
Periódicos Mundo
Portales generalistas
Noticias de salud
Noticias de economía
Noticias deportivas
Noticias sobre juegos
Noticias sobre música
Noticias de ecología
Noticias sobre cine
Noticias de tecnología
Radio- TV

Profesión Médica
Bolsa de trabajo
Blog's Médicos
Foros de debate
Información Ciudadana
Páginas solidarias
Tablón de anuncios
Top 10 páginas médicas
Traductores de web
Otros enlaces

Sugiérenos tu enlace preferido
Recomienda esta web a un amigo
Agregar a favoritos
Enlázanos
Quienes somos 
Publicidad

Mapa del sitio

 
Buró/Médicos
suscribe los principios
HONcode Verifíquelo aquí.

 

 

PARA ÉL FUE DEMASIADO TARDE

 

Tenía 47 años, pero aparentaba 60. Su cabello canoso, su tez pálida, las ojeras y una sonrisa ausente delataban una vida dura. Cuando llegó pudo apenas mirarme a los ojos,  venía acompañado por la que, supuse, era su esposa, una mujer de aspecto amable pero que parecía retener sus gestos. Mientras ella esperaba en la sala de estar, le indiqué por dónde tenía que dirigirse a la consulta, era su primera vez.

Al ver el diván me dirigió una mirada de desconcierto, realicé un ademán con la mano que le mostraba que ese era su lugar. Declinó tumbarse, se mostraba inquieto. Parecía que la que estaba siendo examinada era yo. En esos primeros momentos en los que, para muchos, hay tanto que decir, él describió con pocas palabras el motivo que le había llevado hasta la consulta. Estaba de baja laboral por depresión desde hacía 7 meses, antes había padecido algún que otro episodio similar, aunque se definía como una persona triste e insatisfecha desde muy joven. Venía a consulta por el deseo de sus familiares, estaban muy preocupados por él, no levantaba cabeza y les amargaba la vida a todos. Quería encontrarse mejor y poder volver a su trabajo de toda la vida.

Le comenté que tenía que seguir hablando, comunicar en voz alta aquello que fuera acudiendo a su mente, sin realizar ningún tipo de censura. Afirmaba que no tenía más que decir. Me preguntaba por el tratamiento, qué le iba a mandar. Tomaba pastillas desde hacía 17 años, de forma intermitente. Esa le parecía la única solución, aunque hasta ahora no se habían mostrado muy efectivas. Según él no era una persona habladora, más bien introvertida y seria. Le propuse continuar la próxima sesión. Fuimos al despacho y le indiqué horario, el cual, en un principio declinó. No quería venir tan pronto, pensaba que una vez al mes era suficiente. Parecía tenerlo todo tan claro que me preguntaba a mí misma para qué había venido a consulta.

Una vez acordamos el horario, se fue poco convencido. No hacía falta ningún tipo de convencimiento, simplemente el tratamiento necesitaba continuidad e implicación. Mi duda era si ese paciente estaba dispuesto a implicarse y continuar. Había que darle la oportunidad, aunque él era el que tenía que dársela.

A veces, en este tipo de entrevistas, me queda una sensación extraña, como si tuviera que hacer algo más por el paciente o, tal vez, algo menos. Apenas me dan la oportunidad de ser la profesional, ellos vienen con sus ideas pre-establecidas y si no obtienen lo que creían, se van tal y como estaban, insatisfechos e idénticos a sí mismos. Tal vez exista poca información, tal vez la idea de una pastillita milagrosa resulte muy sugerente, a nadie le gusta mover el culo para conseguir las cosas.

Al día siguiente, a la hora señalada, el paciente no vino. Yo sí estaba allí, puntual a la cita, todo preparado para recibirle. Él no quiso estar, prefirió quedarse con su mundo, su insatisfacción y sus pocas palabras. Yo seguí con mi trabajo, con el resto de pacientes de ese día y de los días sucesivos. Para él fue demasiado tarde, su intolerancia, sus ideas fijas, su enquistamiento en esa vida y en su enfermedad le hacían muy difícil pensar que las cosas pudieran ser de un modo diferente. No creo que sea suficiente con que haya psicoanalista, es necesario también que haya paciente para que las cosas se vivan de otro modo.

 

 

Autora: Helena Trujillo Luque

Psicoanalista Escuela Grupo Cero
Fecha de publicación 19 -05-09

www.htpsicoanalisis.com

htpsicoanalisis@ya.com

 

 

 

Enviar a un amigo

Leer otros artículos de opinión publicados en BURÓ/médicos.com


BURÓ/médicos.com no se identifica necesariamente con el contenido de los artículos de opinión firmados por sus autores.

Envíenos su artículo de opinión

 

 
Publicidad
 
Buró/médicos
suscribe los principios
HONcode Verifíquelo aquí.
 

Compruébelo aquí
 
 
 

 

 

BURÓ/médicos.com                            Central de servicios para profesionales de la salud                                        Home

Copyright (c) 2000-2013 BuróMédicos.com