Fundada en 2000
Central de servicios para profesionales de la salud
 BURÓ/médicos.com

 

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Documentación
Médico-Científica
Bases de datos
Bibliotecas virtuales
Buscadores médicos
Divulgación
Glosarios médicos
Imágenes médicas
M. Basada Evidencia

Publicaciones Médicas
Revistas científicas

Centros/organismos
Centros y Hospitales
Colegios Profesionales
Laboratorios Farmac.
Sociedades Científicas
Otros Organismos
Universidades

Compras
La tienda del médico
Editoriales médicas
Entid. financieras
Equipamiento Médico
Despachos-Consultas
Inmobiliaria
Legislación médica
Parafarmacia virtual
Revelado de fotos
Salud y belleza
Seguros para médicos
Serv. informáticos

Software médico

Formación
Biomedicina y salud
Cursos MIR
Master's
Congresos
Foros de Debate
Libros

Ocio
Canales de ocio
Cine
Deportes
Juegos en red
Museos
Viajes, rutas...

Noticias
Opinión
Periódicos Mundo
Portales generalistas
Noticias de salud
Noticias de economía
Noticias deportivas
Noticias sobre juegos
Noticias sobre música
Noticias de ecología
Noticias sobre cine
Noticias de tecnología
Radio- TV

Profesión Médica
Bolsa de trabajo
Blog's Médicos
Foros de debate
Información Ciudadana
Páginas solidarias
Tablón de anuncios
Top 10 páginas médicas
Traductores de web
Otros enlaces

Sugiérenos tu enlace preferido
Recomienda esta web a un amigo
Agregar a favoritos
Enlázanos
Quienes somos 
Publicidad

Mapa del sitio

 
Buró/Médicos
suscribe los principios
HONcode Verifíquelo aquí.

 

HASTA LOS 67 Y MÁS ALLÁ

Hoy todos y todas se han levantado asustados, el Gobierno propone la jubilación a los 67 años. Aquellos que sueñan con librarse de trabajar “lo llevan claro”.

Desde bien temprano a la mañana tuve ganas de escribir algo al respecto. Sé que muchos se están rasgando las vestiduras, otros tantos aprovechan para tirar piedras al tejado del Gobierno, algunos se resignan a “tirar palante” y aceptar el envejecimiento de la población. Hay muchas formas de reaccionar a esta noticia, pero no podemos negar muchas cosas. Una de ellas es que la sociedad está en continuo cambio y muchas veces nos cuesta aceptar que las cosas no sean siempre iguales, me explico. Existe la tendencia humana a juzgar el pasado y el futuro con los ojos del presente. Las cosas cambian, queramos o no. Vivimos mucho mejor que hace años y mucho más que hace siglos. Hemos perdido muchas cosas buenas del pasado, seguramente, pero tenemos una calidad y esperanza de vida que, tal vez, es la responsable de que tengamos que ir pensando en trabajar más años.

Vivir más tiempo hace que tengamos que pensar esos años de nuestra vida, qué hacer con 70, 80, 90 años. La sociedad tiene que hacer frente a los gastos sociales y sanitarios de un gran número de personas que quieren vivir con calidad y que tienen derecho a ello. Es por eso que considero muy importante que no sólo hagamos al Gobierno responsable de pensar en estas cosas, en el futuro, en nuestros años futuros. También creo que es fundamental que cada uno de nosotros piense en su propio futuro, en cómo quiere vivir los próximos años y cómo tiene que hacer para ello. Estamos educados para que sea otro el que nos “solucione la papeleta” y así nos va. Pensar en atrasar la jubilación puede estar bien en unos casos y puede estar mal en otros. Pero lo que es cierto es que tenemos que empezar a pensar de otra forma el trabajo.

“Ganarás el pan con el sudor de tu frente” y aquí estamos todos sudando la gota gorda por un poco de pan, un jersey de marca, unos zapatos buenos, unas vacaciones, un televisor de plasma. Con tanto sudor y tanto sufrimiento no queda otra que querer escapar de ese castigo y anhelar una “primitiva” o la deseada jubilación. Pero ¿por qué pensar así? El poeta cubano José Martí escribió: “La felicidad sólo puede hallarse en el camino del trabajo” y con esa frase como bandera vivo, y siento que trabajar no es mi castigo, sino mi medio de realización personal. Me identifico tanto con mi trabajo que es mi vida, mi identidad. Aunque a muchos les moleste que mi profesión sea sinónimo de mi nombre, que piense en trabajar hasta los 100 años, que quiera conseguir mi libertad, comprándola, aquí estoy, pensando que 67 años no son nada. Que hay que vivir la vida plena, yendo cada día a trabajar con la alegría de quien transforma su egoísmo en un producto social.

Podrán entenderme o no, no me importa. Lo que tengo claro es que nadie regala la felicidad. Que es algo que cada uno tiene que conseguirse, aunque no sé si ser feliz es lo que más interesa.

 

Helena Trujillo Luque

Psicoanalista Grupo Cero

Alumna de los talleres de poesía de Miguel Oscar Menassa, candidato al Premio Nobel de Literatura 2010

info@htpsicoanalisis.com

 

 

Enviar a un amigo

Leer otros artículos de opinión publicados en BURÓ/médicos.com


BURÓ/médicos.com no se identifica necesariamente con el contenido de los artículos de opinión firmados por sus autores.
 

Envíenos su artículo de opinión

Google Scholar

 

 

 

 
Publicidad
 
Buró/médicos
suscribe los principios
HONcode Verifíquelo aquí.
 

Compruébelo aquí
 
 
 

 
 

 

 

 
BURÓ/médicos.com                            Central de servicios para profesionales de la salud                                        Home

Copyright (c) 2000-2013 BuróMédicos.com